Verano





Los cambios de estaciones presuponen cambios en las rutinas diarias sugeridas por la medicina ayurvedica para mantener el equilibrio del cuerpo.

Así, la llegada del verano, que trae calor incrementan al Pitta Dosha (fuego + agua), exige algunos cambios sencillos, para estar en armonía con esta nueva estación. Acordaros que para Ayurveda el entorno influencia nuestra naturaleza.
Según el Ayurveda, el semejante aumenta el semejante. Por eso en la estación más caliente del año habríamos que evitar las comidas demasiadamente calientes, los sabores picantes, ácidos y salados; disminuir la ingestión de comida pesada, freída, procesada y de alcohol, buscando una alimentación más ligera, fresca y natural. Sin excesos, comer moderadamente.

Los zumos de frutas recién exprimidos son una excelente fuente de vitaminas y muy refrescantes, se pueden añadir cilantro, menta o hierbabuena... tés fríos de manzanilla, anís, hinojo y melisa también son una buena pedida.

Preferir las ensaladas y carnes ligeras a la plancha o horneadas. Alimentos crudos son muy bienvenidos y muy sanos, pero has de observar tu Agni y aprender a usar algunas especias que mejoren la digestibilidad. Especias como la cúrcuma, el perejil fresco, cilantro, albahaca, cardamomo, hinojo, romero y la pimienta negra recién molida deben hacer parte del preparo de casi todos los platos, una vez que, todas ellas contienen propiedades refrescantes y digestivas.
Zumos verdes para desayunar desintoxican y refrescan, purifican la sangre y el plasma. Sopas frías como el gazpacho o platos únicos elaborados con arroz o pasta son excelentes opciones. También el delicioso Lassi, bebida ayurvédica muy refrescante y calmante para el aparato gastrointestinal.

Estar cerca del agua, fuentes, ríos, mar haciendo actividades físicas moderadas en horarios apropiados, es muy recomendable.
Las personas que ya tienen más influencia de dosha Pitta en su constitución pueden notarse aún más irritadas en esta época del año. Para ellas también se recomiendan recibir masajes con aceite de coco o girasol, pues refrescan y alivian la piel con tendencia a irritaciones, picores y rojizos – tan comunes desde la primavera.

Con tantas horas de luz, el verano es la única estación del año en que está permitido descansar una siesta y disfrutar de su efecto reparador. El calor y el ajetreo veraniegos  suelen debilitar el organismo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario