Masajes Abhyanga

Los masajes ayurvedicos tienen un papel muy importante en el método de cuidados y prevención de salud, pues direccionan y eliminan las toxinas del organismo, dan fuerza al cuerpo, elasticidad a la piel, mejoran el metabolismo y el sueño, además rejuvenecen, disminuyen el estrés y tranquilizan el Vata Dosha, que, cuando desequilibrado, es el principal responsable por el inicio del proceso de muchas enfermedades. ¡Saludos! ¡Salud!



Mi vacuna antigripe 3.6.5



Mi vacuna contra la gripe yo la tomo todos los días.
Son muchas dosis distribuidas en varios momentos, en cada uno de los 365 días del año.

Me vacuno cada vez que descanso y cuido mi sueño, durmiendo todas las noches lo más temprano que puedo y las horas que me hagan falta.

Me vacuno en cada comida, donde elijo alimentos naturales, de acuerdo con mi constitución metabólica y también de acuerdo con el ambiente externo, la estación del año y la hora del día.

Me vacuno a cada intervalo entre las comidas, esperando que mi cuerpo me vuelva a pedir alimentos, evitando comer antes que la digestión anterior se haya completado.

Me vacuno siempre que voy al supermercado y dejo allí en sus estanterías aquellos productos alimenticios industrializados sin vida y llenos de conservantes, químicos, almidones, azúcares, edulcorantes...

Me vacuno todos los días, a veces antes, a veces después de la ducha, cuando aplico un poquito de aceite de sésamo puro y tibio sobre mi piel, fortaleciendo y protegiendo el órgano más extenso de mi cuerpo.

Me vacuno luego que me despierto, cuando aún en la oscuridad de mi habitación, reconozco que la vida es un verdadero milagro y hago una meditación u oraciones antes de cualquier otra cosa.

Me vacuno diariamente bebiendo agua tibia con limón en ayunas y bebiendo varios otros vasos de agua de fuente, hidratando mi cuerpo y propiciando a cada célula ese elemento indispensable a la vida.

Me vacuno siempre por las mañanas - y a veces de tarde también - haciendo ejercicio y estirando todo mi cuerpo.

Me vacuno cuando canto, cuando bailo, cuando apago la tele y escucho buena música. 

Me vacuno todos los días siendo positiva y eligiendo los mejores pensamientos, palabras y acciones, cultivando una sonrisa por el simple hecho de poder contemplar el bonito lugar en el mundo donde vivo.

Me vacuno cada vez que ejecuto cualquier de mis tareas diarias con compromiso, propósito y verdad.

Me vacuno diariamente cuando me dedico a prestar atención a mi respiración por unos instantes, de ojos cerrados, sintiendo la entrada y la salida del aire y conectando con el momento real y presente.

Y finalmente me vacuno compartiendo ideas, ideales y sueños con mi familia, mis amigos y vecinos, manteniendo viva la esperanza de que a partir de la armonía en ese pequeño grupo, quizás un día se vea armonía en todas las partes de ese planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario